domingo, 3 de enero de 2010

CALIDAD NO ES CANTIDAD (*)


La democratización de la tecnología del sonido, la pasión creativa de músicos y la apuesta por producir discos originales el 2009 que se fue, deja un balance positivo para las productoras mistianas.

Las salas de grabación se implementaron con mejores equipos y los responsables de los estudios llegaron muchas veces a co-producir en búsqueda de un producto final de calidad.

Es cierto que estamos a mucha distancia de la cantidad de producción capitalina, pero en calidad ya gozamos de prestigio gracias a maratónicas sesiones de grabación, arreglos y masterización de tal nivel que muchos masters hechos aquí van directo a las fábricas nacionales y extranjeras.

Ahí está por ejemplo el metal de CHASKA que grabó su álbum “Pururauca” en Quarter Note y encandiló al sello argentino Mythic Metal Production que fabricó el disco. Por su parte, el grupo de pop rock PLATÓNICA trabajó en Cafestudio su disco “Personal”, siendo fabricado luego por Laser Disc Perú.

En el género grunge DETONADOR, usó Alive! Studios para grabar su álbum debut “Eternidad” que lo fabricó la empresa CD Systems de Colombia, al igual que al compilado “Rock en Arequipa ’69 – ‘74”, cuyos productores eligieron previamente al estudio Resyntho para la masterización. Y los CHAPILLACS con su endiablada cumbia fusión, lograron que el sello Masstropica (EE. UU.) les edite un vinilo.

La quemada del CD Princo en la compu de la casa, la serigrafía en calle Pizarro y la piratería en general, continuarán. Sin embargo, las bandas y estudios de grabación characatos, deberán ser el derrotero para consolidarnos como una capital de producción musical en el país y de paso cimentar una naciente industria.


(*Publicado originalmente en diario La República)