lunes, 15 de septiembre de 2008

LA ROCKOLA: “EL TRI” CELEBRÓ 40 AÑOS EN EL JARDÍN DE LA CERVEZA


“Quiero tener miles de tocadas

porque mi vida no vale nada sin el rock” (Alex Lora)


DE TACOS, TEQUILA Y OTROS DEMONIOS

Cuando a principios de los ochentas Alex Lora, decide refundar su banda con cambio de nombre incluido, ya tenía en mente su emblemático tema cuya premonitoria frase “miles de tocadas” la cumplió con creces a lo largo de cuarenta años de carrera, y para satisfacción de sus fanáticos mistianos el grupo mexicano organizó una gira de celebración que incluyó nuestra ciudad.


Los cerca de cinco mil asistentes tuvieron que esperar hasta pasada la media noche del domingo (por culpa de la mala organización) para apreciar a “El Tri” en escena con Alex Lora enfundado en una casaca deportiva con nuestros colores patrios que de inmediato hizo empatía con el publico gracias a su pose histriónica y su celebrado verbo afilado. “Virgen morena”, “Agua ni niño” y “Todo por el rock and roll” fueron las encargadas de calentar una fría noche.


Los mexicanos --incólumes al paso del tiempo-- derrocharon vitalidad envidiable con su propuesta de rock and roll callejo y visceral, sucio y contestatario. Blasfema y poesía al servicio de la platea que no sólo saltaba de algarabía, el show además era una excusa para pensar que en el mundo hay injusticias, opresores, oprimidos; ese tipo de catarsis reflexivas que sólo te las puede brindar el rock.


Por ello no llamó la atención cuando “El Tri” celebró los últimos triunfos deportivos de Perú ante Venezuela, burlándose descaradamente del mandatario Hugo Chávez ante la aprobación manifiesta de una platea que celebraba las ocurrencias pero reconocía también en el fondo que todo abuso del poder debe ser censurado.


MADRUGADORES

Seguirían luego para deleite de la platea “Fin de siglo”, “Cuando tu no estas” y “Triste canción de amor”, con la esposa, manager y domadora del cantante, Chela Lora en escena; pero sin duda el punto más álgido fue la versión “La Casa del Sol Naciente” o “The House of the rising sun” que popularizaran The Animals en el ’64, (preocupante historia de un pequeño hijo de un padre jugador) que se complementó idealmente con “Niño sin amor”. Exquisitas y de enorme peso social.


Cuando promediaban las dos de la madrugada del lunes el músico Chachi Lujan (Telegraph Avenue, Dr. No) se colaba al escenario para apoyar en la guitarra mientras Alex Lora se despedía con “El vicioso” en medio de aplausos y nostalgia, cumpliendo así su destino, su propia profecía, su vida entre notas musicales, sus miles de tocadas y su adicción al rock and roll. Tenías razón Alex, nosotros tampoco podemos dejar este vicio.


TELONEROS

A pesar que el espectáculo se anunció para las 5:00 de la tarde, éste empezó con más de dos horas de retraso e inexplicablemente con ARES, enésimo grupo de Percy Ballivián que a lo mucho será competencia de DR. BEAT en cuanto a covers, y francamente esta comparación no es un halago.


La diferencia vendría luego con X DINERO y RIO que a pesar de sus propuestas harto conocidas recibieron el respaldo unánime de los asistentes por una gran pero sencilla razón: tocar con honestidad sus propias creaciones. Los úsicos no requirieron de mucho esfuerzo para convencer a las tribunas apelando al carnaval los primeros y a la nostalgia los segundos.