martes, 12 de agosto de 2008

LA ROCKOLA: El "cero" de Dr. Beat.

La Rockola

Si alguna fama tiene Dr. Beat, ésta no es por su originalidad, seamos sinceros. Seguramente los viste en algún pub del centro o tal vez en un evento masivo organizado por una conocida marca cervecera. Sí claro, varios lo vimos, pero la interrogante es ¿conoces alguna canción de ellos?. Si demoraste más de 10 segundos en responder, no es tu culpa. Es culpa de ellos.


Que tengan dominio en sus instrumentos o que el timbre de voz del cantante sea aceptable, a estas alturas, no es una cualidad. Es lo mínimo que se les podría exigir a esta banda dada la cantidad de años dedicada a tocar covers.

Pero en su descalabro musical sería injusto no incluir a su representante y a la mismísima empresa cervecera; seguramente más preocupada en vender chelas que en la calidad de la puesta en escena. “Que toquen covers nomás, total eso es lo que le gusta a la gente. ¿Qué?¿Tienen temas propios?.No pues, que los toquen en su casa”, seguro es lo que piensan estos empresarios que se alucinan los Emilio Stefan de provincias, cuando apenas llegan a managers de Tongo (claro, con el debido respeto al señor Tongo).

Por eso apesadumbrado y con vergüenza ajena por la carrera musical de estos no tan jóvenes músicos, estaba decidido a expectorarlos definitivamente de mi cerebro (que es decir bastante, modestia aparte), hasta que me topé con un disco de rock and roll grabado por ellos hace unos años. Lo escuché de tiempo y debo reconocer que no es tan malo como pensé, tal vez regular, pero no malo.

Cero (Independiente 2004) fue la primera criatura de los characatos Dr. Beat, conformados por César Deglane (voz y coros), Arturo Bravo (teclado, programación y coros), Carlos Ureta (bajo), Luis Fernando Quintanilla (batería), Giovanni Villar (guitarra) y Alejandro Arizola (segunda guitarra).

La homónima “Cero” apertura el disco con aguerrida guitarra y ritmo contagiante. Sigue la festiva “Tener la razón”, con un coro lleno de afecto “...sin tu vida y tus defectos a mi lado moriré”, los teclados de fondo son precisos. “Nada”, “Al mismo lugar” y “Dolor” son las baladas, siendo ésta última la más lograda y que tuvo mayor difusión en algunas radios locales, antes de la invasión regetonera de las FMs de la capital.

“Guardar tus besos” es la mejor concebida, debido a que fue compuesto por todos. “Al mismo lugar”, “Golpe de suerte” y “Si pudieras cambiar” tienen un sonido similar en mérito a que las tres fueron compuestas por Arizola y curiosamente son las más opacas del disco. “Torre de papel” en cambio posee un grato sonido experimental, con unos teclados constates que marcan la pauta. Finaliza la más hard de todas “Jambo” creada por el genial Oscar Navarro que lamentablemente no participó del disco.

Si luego de leer esta columna decides volver a escuchar los covers que tocan Dr. Beat, entonces habré gastado pólvora en gallinazo y la culpa ya no sólo será de los mencionados líneas arriba, también será la tuya. ¿Tiene algo de malo ser original y morir feliz en el intento?