lunes, 18 de agosto de 2008

LA ROCKOLA: El final de "LOS INCÓGNITOS" (II parte)

















La Rockola


LAS GIRAS

El grupo de moda de finales de los ’60 y primeros años ’70 para los jóvenes en Arequipa eran “LOS INCÓGNITOS” que originalmente se llamaron “LOS GATOS CORBATA”, pero cambian su nombre a sugerencia de un productor del sello Odeón, donde graban su primer disco.

La efervescencia juvenil que generaban LOS INCÓGNITOS hizo que fueran contratados para varias presentaciones en el sur en lugares como Puno, Cusco, Moquegua, Ilo y Mollendo, además de ser teloneros en las presentaciones masivas que dieron en nuestra ciudad Los Iracundos, así como Los Blue Splendor y Los Átomos de Chile.

EL DUELO TRUNCO
Para mediados del ’69 un sintonizado programa de radio Arequipa llamado “Los Amigos de la Música” que conducía el adolescente Rubén Darío Revilla decide hacer un duelo entre los dos grupos de moda de la ciudad y con el auspicio del diario ECO optan por solicitar cartas de los oyentes para decidir al ganador.

Un titular del 23 de julio de ese año del referido periódico señalaba “Los Incógnitos cuentan con 840 votos. Los Texao 520”. Las cartas siguieron llegando y al generar tanto alboroto en la radio, optan por poner otro buzón en el diario que se ubicaba en la calle Moral 108. Pero al final el grupo de los hermanos Duran denunció fraude y no se presentaron en el concierto que se había programado para el domingo 27 de julio. “Unos amigos me contaron que vieron a los propios integrantes de Los Texao, llevando una bolsa llena de cartas. No me pareció justo y por eso no actuamos”, recuerda molesto Augusto Duran, compositor y primera voz incógnita.

EL ÚLTIMO DISCO
Para 1970 y con grandes perspectivas deciden grabar un segundo disco de 45 con las canciones “Oh Delita”, una balada con una marcada presencia del teclado y “Siempre te recordaré” una mezcla de incipiente rock and roll por la guitarra y ritmo a go-go con coros femeninos.

Sin embargo, al poco tiempo el suceso de LOS INCOGNITOS fue apagándose. Primero debido quizás a los efectos del gobierno militar del general Juan Velasco Alvarado, que influyó para que toda expresión cultural sea nacionalista, dejando de lado lo que se consideraba alienante. Así poco a poco los programas de radio empezaron a variar su programación y optan abiertamente por la nueva ola y la música criolla.

Pero el factor determinante fue el hecho que el líder y compositor decide viajar a los Estados Unidos para estudiar inglés en 1973, dejando prácticamente sin el elemento principal al grupo. Sin proponérselo, la partida de Augusto Duran significó la partida de defunción para LOS INCÓGNITOS.

EL FINAL
De los integrantes se sabe que “Quique” Astete, luego formaría otro grupo local de antología: Los Free Love y ya en tiempos más actuales animaría varias fiestas con su orquesta PALO SANTO. En la actualidad radica en los Estados Unidos y ocasionalmente regresa a la ciudad. Hegel Álvarez se convirtió en empresario gastronómico y desde hace un buen tiempo su sede es Cusco. Carlos del Carpio, con el tiempo se dedicó a la educación e inclusive llegó a ser director de un colegio del cual esta jubilado.

Los hermanos Duran aún permanecen juntos y en su eterno local de Tristán 207 continúan viviendo del arte. Gilber, quien estudió en la Escuela Regional de Música (hoy Luis Dunker La Valle) enseña guitarra y órgano, mientras que Augusto se ha convertido en profesor de idiomas, pero se resiste de abandonar la música y constantemente en su cerebro se entremezclan la realidad y la fantasía por volver a tocar y gozar de la fama del pasado. Años de esplendor en los que él y sus amigos nunca fueron unos incógnitos.