lunes, 18 de agosto de 2008

LA ROCKOLA: De regreso a "Liverpool"



La Rockola

Se dice que durante la exitosa trayectoria de The Beatles, él siempre mantuvo un perfil tan bajo, que se limitaba sólo a la precisión de su batería. Pero para un grueso número de seguidores (me incluyo) eso bastó.


Será por eso que la crítica ha recibido con agrado el nuevo disco del batero inglés, presentado hace apenas un par de semanas, en su ciudad natal con ocasión de su declaratoria como “capital cultural de Europa”. “Liverpool 8” (EMI 2008) es el título del trabajo realizado al alimón con su compadre Dave Stewart, (Eurythmics), quienes junto a su banda no tuvieron mejor idea que presentarse como obreros de construcción, a la par con su humildad (¿?).

La canción que da título al disco se encarga de iniciar con un corte épico y casi himno al final, que te contagia dar palmas. La lírica por su parte es todo un homenaje a la ciudad que se tuvo que dejar pero que siempre estuvo en su corazón “Primero fui un marinero y luego, Liverpool, te dejé. Pero nunca la olvidé”, canta melancólico Starr.

Continúa “Think About You” que en contraparte es más guitarrera y la que tiene más pinceladas de rock an roll. Por el estilo vocal de “For Love”, el tercer track podría confundirse con un tema de Oasis, aunque dado el legado del ex Beatle, sería al revés.
Los aires pop vienen con “Now That She's Gone Away”, pero es al mismo tiempo la que destacaba por las irrupciones del sexagenario en la batería. “Gone Are The Days” es la más corta del disco y con cambios de ritmos no muy previsibles. “Give It A Try” es una de la más tierna y lo más parecido a una balada del ’50. Ideal para que la bailen parejas acarameladas.

El inicio del piano y la guitarra distorsionada le imprimen a “Tuff Love” un tufo progresivo, que habría encajado a la perfección en el clásico Sargento Pimienta de finales de los ‘60s. En cambio “Harry's Song” es una fusión que intenta ocular el soul que lleva por dentro, lo más destacado el silbido embriagador del final.

A pesar del título, solo la frase “Pasodobles” es cantada en español, y es precisamente eso, un tema de salón para danzar con precisión y paciencia. El sentimiento latino de las guitarras acústicas y el acompañamiento bien podrían considerarse como la irrupción en el bolero del músico inglés.

“If It's Love That You Want” es lo más parecido a lo que hacía con The Beatles, el punteo de guitarra, los coros a dos voces y las palmas apuntan hacia esa dirección, convirtiéndola en nostálgica. “Love Is” por su parte es una balada sin más pretensión que eso; mientras que finaliza la alegre y bucólica “R U Ready” con matiz entre folk y country.

A pesar de la edad Richard Starkey (Ringo Starr) parece estar a tono con la tecnología pues dispuso que el “Liverpool 8” se comercialice además del formato tradicional del CD, mediante una pulsera-USB (con información extra en vídeo) y vía descarga por internet. Un regreso tan auspicioso no merecía menos.

NOTA: Publicado originalmente el 07/02/2008