jueves, 21 de agosto de 2008

LA ROCKOLA: Un "MUSE" a la inglesa




La Rockola

Aunque no es la primera incursión de MUSE en las versiones en directo, éste lleva del brazo a su hermano gemelo en versión DVD para apreciar la contundencia de esta banda que se dio el lujo de llenar dos noches seguidas el estadio de Wembley para las grabaciones.

H. A. A. R. P. (2008) es el resultado de esa mágica presentación, la cual se realizó hace un año, pero que recién pudo ver la luz en el lanzamiento mundial en marzo de este año.

Poseedores de un sonido ecléctico pero vigoroso dentro del rock progresivo, el trío inglés formado por unos adolescentes a principios de los noventas sigue con su formación original, conformada por Matthew Bellamy (voz, guitarra, teclados); Christopher Wolstenholme (bajo, teclados, coros) y Dominic Howard (batería), ahora más cuajados y sólidos que nunca.
La apertura de este disco de calidades indiscutibles, sobre todo con los antecedentes de “Absolution y “Black holes and revelations (sus dos últimos discos de estudio y aportantes a la casi totalidad de tracks), empieza con una pieza sinfónica digna de entendidos en música clásica: “El baile de los caballeros”, que de por sí es transgresora en este tipo de conciertos.

“Knights of Cydonia” despierta la inicial inacción producto del cántico épico de las 70 mil almas que abarrotaron el escenario y la guitarra enérgica de Bellamy que como ya nos tiene acostumbrados se luce en las cuerdas, haciendo lo propio luego con “Hysteria”, “Supermassive Black Hole” y “Map of The Problematique”. Explosión total, una vorágine que nadie desearía que pare.


El segundo acto es más reflexivo y cautivante con “Butterflies And Hurricanes”; la relajación total (para levantar las manos y el prender el encendedor) prosigue con “Invincible”, una de sus mejores baladas y llega el paroxismo con la bella “Starlight” y sus teclados pueriles. Emotividad total contenida en la garganta.


Luego del receso el grupo retoma la contundencia con “Time is running out” que a estas alturas enloquece al público con gritos histéricos y el acompañamiento a viva voz que se refleja en los parlantes. Para la recta final Bellamy coge el piano y se despacha luego con unos riffs asesinos en “New Born”, iniciando así la secuencia con temas clásicos de sus primeros trabajos como “Unintended” o “Micro Cuts”.


La despedida pudo quedar perfecta con “Stockholm Sindrome” y sus giros inesperados de distorsión, pero MUSE eligió la inclasificable “Take a bow”, con su psicodelia espacial que muy pocos comprenden, pero igual disfrutan a rabiar. Impecable de principio a fin. Tienes que escucharlo.