jueves, 14 de agosto de 2008

LA ROCKOLA: El popular "Salmón"


La Rockola

Finalizaba el primer (fatal) gobierno de García y mi generación se clasificaba en dos grupos. Los primeros no tenían la menor idea de qué hacer con su vida; y los segundos sí sabían qué hacer con la suya, pero no contaban con el dinero para lograrlo. En medio de tal desazón llegó a mis manos un LP de vinilo a 33 revoluciones que hizo más llevadera mi existencia.

El culpable de la panacea y posterior adicción fue un entrañable amigo periodista que hoy radica en Lima. El disco fue “Por mirarte” del querido Salmón. Canciones como “Loco por ti”, “Cartas sin marcar” o “Por mirarte” nos acompañaron en la adolescencia, fueron las confidentes de los primeros amores y alzaron sus copas con nosotros en las inaugurales borracheras, esas de botellas calientitas (de dudoso contenido) y multicolores que representaban los pasajes de la semana.

Para este humilde melómano, no era novedad su apellido. Ya sabía de él por esos cuatro memorables discos de “Los Abuelos de la Nada” que desde los primeros años ochenta escuchaba tempranamente en la radio. La carrera en solitario vaya que le asentó bien, pues ese añejo disco del ’88 se me alojó en el cerebro para siempre.

El Salmón creció con cinco discos en solitario y se hizo a la mar, nadó tanto que llegó hasta España y fundó a “Los Rodríguez”, ese afiebrado combo de rock and roll y flamenco que nos regaló mucha nostalgia, pero como el pez el instinto migratorio lo llevó por Estados Unidos donde graba “Alta Suciedad” con sus emblemáticos “Flaca” y sus “Crímenes Perfectos”.

La eclosión que vino después fue impresionante. Entre “Honestidad Brutal” y “El Salmón” grabó 140 temas de... ¡600 canciones compuestas!, amén de su irrupción en los boleros con “El Cantante”, su reconciliación con la vida con el masivo “El Regreso” y los tangos de la mano de “Tinta Roja”. Por ello no me sorprendió --cuando aún me reponía del “Palacio de las Flores” del año pasado-- que aparezca su novísimo disco denominado “La Lengua Popular” (Warner Music 2007).

Vino la universidad estatal y sus interminables huelgas; llegó Fujimori y la corrupción; aparecieron los sueños, pero también la brutal realidad; se forjó la amistad y también Calamaro, siempre ahí año a año con algún tema preciso para cada etapa de nuestras vidas.

La Rockola, por lo general critica, sataniza y en menor grado aplaude discos que arbitrariamente recolecta este escriba, pero esta vez no puedo hacer lo mismo. No podría ser severo con alguien que indistintamente me acompañó en momentos difíciles y celebró mis pequeños logros. Mil perdones por la subjetividad, se trata de Andrés Calamaro pues.

De La Lengua Popular (2007) sólo les diré un par de cosas, que la placa es una fusión de baladas, reagge, rock y sonidos tropicales, pero con el acostumbrado estilo endiablado. Y bueno, que hay una influencia cargada de mucha emotividad: Cachorro López, su compadre de “Los Abuelos...” produce el disco. Gracias Andrelo, gracias Salmón.

Escucha a Calamaro en:

www.calamaro.com